miércoles, 10 de mayo de 2017

Conociendo la Habana Vieja: La Plaza Vieja


Hola, con esta publicación continuo compartiendo contigo desde las páginas del blog de Casa Castellón, una serie de trabajos sobre las plazas de la Habana Vieja.

En publicaciones anteriores te he comentado sobre la plaza de Armas y la de la Catedral.

Esta vez conversaremos sobre otro de estos espacios de encuentros e historias de la Habana Vieja.



La Plaza Vieja 

En sus primeros años, últimas décadas del siglo XVI, se le llamó Plaza Nueva; pero a partir del siglo XVIII, al existir ya la plaza nueva del Cristo, se comenzó a denominar como Plaza Vieja.

Lo más significativo de este lugar son las edificaciones que la rodean; ellas tienen los incuestionables valores histórico y artístico de haber fijado un estilo arquitectónico que, con algunas evoluciones, se extenderá después por toda la ciudad para caracterizar la arquitectura colonial cubana del siglo XVIII.

La Plaza Vieja, diseñada en 1559, es la plaza más ecléctica desde el punto de vista arquitectónico de La Habana. Se encuentra en La Habana Vieja, y en ella el barroco cubano convive con el art nouveau de inspiración gaudiniana.

En sus orígenes la plaza era conocida como Plaza Nueva, y principalmente se utilizaba para realizar ejercicios militares, luego funcionó como mercadillo al aire libre, y actualmente se encuentra salpicada de restaurantes, cafés, bares y cervecerías.



Actualmente la Plaza Vieja de La Habana se muestra colorida y en su máximo esplendor. En ella podrás encontrar lugares interesantes como la Cámara Oscura, un ingenioso dispositivo óptico desde donde podrás disfrutar de hermosas vistas a la ciudad desde lo alto de su torre de 35 metros por tan solo 2 CUC; o el Palacio Cueto, el ejemplo más acabado de art nouveau de La Habana.

Justo detrás de la plaza se puede ver el barroco Palacio del Conde de San Juan de Jaruco, construido en el siglo XVII y fue propiedad de don Gabriel Beltrán de Santa Cruz y Aranda, quien obtuvo el título nobiliario en 1768 por sus hazañas contra los ingleses.

La Plaza Vieja y las calles de sus alrededores cuentan con hermosas galerías, muy típicas de La Habana, con arcos de medio punto y vidrieras de colores.


En las inmediaciones a esta plaza se encuentran lugares interesantes como el Planetario, la Fototeca de Cuba, el Museo de Naipes, el Centro de Arte La Casona, o el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau.

Totalmente remozada su fuente central, la vieja plaza ha recobrado todo su antiguo esplendor; en la casona que fuera habitada por los Condes de Jaruco y lugar de nacimiento de la famosa Condesa de Merlín, se encuentra hoy el Fondo de Bienes Culturales. La Galería La Casona, la Fototeca de Cuba y el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, tienen como sede actual edificios que recuerdan el abolengo de sus antiguos moradores y exhiben, con su arquitectura colonial restaurada por cuidadosas manos, el esplendor de la cultura.

Si tú, viajero, te detienes a contemplar una de estas plazas, visitas sus instituciones culturales o recreativas, o decides descansar unos minutos a la sombra de los árboles, reflexiona acerca de la obra de los hombres: los que las construyeron, los que lograron conservarlas; los que hoy se han empeñado en una ingente labor de restauración y animación para que la parte más vieja de la ciudad, la de su fundación, pueda seguir mostrando su belleza, para que se alimenten día a día sus raíces históricas y culturales, y las generaciones por venir puedan continuar disfrutando de este Patrimonio de la Humanidad; museo viviente, síntesis de pasado, presente y futuro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...